El futuro de los contenidos: en busca del valor en un nuevo entorno

Actualmente, el reto no es anticipar el futuro, sino tener la voluntad de construirlo.

Víctor Hugo, poeta y novelista francés, decía que “nada hay más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”. Y ahora mismo, gracias a la tecnología y sobro todo a Internet, a muchas ideas ya les ha llegado su momento.

Ver más en el artículo que he publicado junto con Simón Martín en Fundación Telefónica.

10 secretos de las presentaciones de Steve Jobs

Steve Jobs while presenting the iPad in San Fr...
Image via Wikipedia

1 ) Planificar en analógico: antes de hacer una sola transparencia, hay que ordenar las ideas, esbozarlas sobre papel, pensar las frases, crear un hilo conductor, seleccionar elementos a incluir (vídeos, fotos, expresiones…).

2 ) Describir en 140 caracteres: Jobs no utiliza más de una línea para describir un producto. Por ejemplo, “The world thinnest notebook”, para el Macbook Air. O “Magical & Revolutionary Device at an Unbelievable Price”, para el iPad.

3 ) Aludir a lo opuesto: crea un “villano”, un enemigo que haga que la audiencia se ponga de tu parte. En esto, él es muy bueno: el problema de los netbooks, lo anticuado de los teléfonos, Flash…

4 ) Centrarse en los beneficios: Jobs vende los beneficios detrás de cada producto. Ayuda a la gente a responder la pregunta: ¿por qué debería comprarlo?

5 ) Ceñirse a la regla de tres: estructurar la presentación en tres grandes bloques, en torno a tres grandes ideas principales. La gente no recuerda mucho más.

6 ) Vender sueños, no produtos: carisma, tono mesiánico, y nuevas experiencias. Eso vende. Los teléfonos, los portátiles y las tabletas, no.

7 ) Utilizar slides muy visuales: simplicidad. Frases cortas. Fotos. El mensaje, si es bueno, se recuerda mejor con imágenes que con texto.

8 ) Dar significado a las cifras: cuanto más grande sea el dato, más memorable. Y cuanto más se destaque y se ponga en contexto, mejor. 220 millones de iPods vendidos dice poco. Pero si se destaca que es un 73% del mercado y que Microsoft tiene un 1% del pastel, todo el mundo apunta.

9 ) Recurrir a palabras gancho: un clásico: “amazing”, “great”, “awesome”… las repite cientos de veces, estratégicamente situadas.

10 ) Crear intriga: no desveles los detalles que la gente quiere saber hasta el último momento. Antes, desarrolla tu historia, crea expectación.

Y por supuesto….muuuuuucha preparación.

(Vía http://www.angelmendez.es/)

Enhanced by Zemanta

El nuevo Management

Me encanta el mundo de la empresa, de la gestión y sobretodo del liderazgo, el marketing y la estrategia.

He leído en el blog de Fernando Polo unas notas sobre el cambio en el management que está produciendo la tecnología. Aquí lo dejo para que no se me olvide.

  1. Algo se cuece en Internet, y esta marea desbordará -ya lo está haciendo- los diques de las organizaciones, con o sin ánimo de lucro.
  2. La productividad del “trabajador del conocimiento” no está ligada a actividades físicas sino mentales. Sistemas tayloristas de gestión ya no son adecuados, la pasión y el compromiso son la cocaína y el cronómetro de la nueva productividad.
  3. Las personas gustamos de la conversación, y a menudo, esta conversación es usada de forma productiva. Habilitar medios conversacionales en las empresas, repercutirá en mejora contínua, creatividad e innovación, todas ellas impulsadas por mayores y mejores posiblidades de comunicación horizontal y vertical.
  4. La atención dispersa, al contrario de lo que pueda parecer, trae nuevas formas de productividad: las directamente asociadas a la innovación y la creatividad. La sensación de ubicuidad que proporciona la web 2.0 es una de esas nuevas formas de productividad.
  5. La tecnología y el medio afectan al proceso. Si la gente dispone de herramientas de fácil uso, tiene más posibilidades de demostrar su creatividad, sin las barreras psicológicas asociadas al apendizaje.
  6. El problema no es que la gente no tenga talento, es que nos lo reservamos para nosotros mismos. El problema del talento, no es atraerlo ni retenerlo. El problema es que hace falta talento para reconocer el talento.
  7. El talento se contagia. Personas que hace apenas unos meses sólo escribían por obligación, ahora leen y escriben blogs con fluidez. O aprenden fotografía, o mejoran sus dotes como diseñadores gráficos. El talento es menos escaso de lo que parece. Y es más fácil de despertar que nunca.
  8. La dualidad de la transmisión del poder “de arriba abajo” (dictadura), o “de abajo arriba” (democracia) puede resultar simplista: olvida otros poderes fundamentales como el horizontal, el que se produce “entre pares”.
  9. Igual que crece la influencia que ejercen los “iguales” entre sí (las recomendaciones de amigos, compañeros, etc), el “qué dirán” los iguales gana peso como elemento de autoridad y responsabilidad dentro de la empresa.
  10. En Internet (y en la sociedad), existen miríadas de personas que hacen cosas sin esperar dinero a cambio. Cada vez más, un buen salario será condición necesaria, pero no suficiente.
  11. Muchos participamos en Internet por el mero hecho de hacerlo. El ego es una motivación crucial, y puede llegar a ser mucho más importante que una remuneración dineraria.
  12. Otros contribuyen desinteresadamente en Internet, por el desafío que supone poder resolver un problema. Las organizaciones deben proporcionar a sus miembros oportunidades para resolver problemas.
  13. Por último, hay gente que contribuye al desarrollo de una buena causa, y que hace el bien, por el hecho en sí de hacerlo. Ninguna empresa debería perder la oportunidad de crear su imperativo categórico y hacer participar a sus empleados de él. Hacer el bien se convierte en fuente de riqueza para propios y extraños.
  14. La información quiere ser libre, ubicua y accesible. También dentro de las organizaciones. Empeñarnos en mantenerla bajo llave, siempre supondrá un esfuerzo estéril a medio plazo.
  15. Con formación bien entendida y honesta, y la información necesaria, cualquier persona es capaz de tomar decisiones sencillas, a saber, el 99% de las decisiones de cualquier empresa, en cualquier momento.
  16. En muchas ocasiones, disponiendo de la información necesaria, y con el tiempo suficiente o las herramientas necesarias, el conocimiento generado por muchos es más preciso que el conocimiento generado por unos pocos.
  17. En un porcentaje mucho mayor del que se piensa, a la gente no le gusta que le digan lo que tiene que hacer. Casi todos preferimos poder decidir sobre nuestras responsabilidades y nuestras tareas.
  18. “El procedimiento perfecto” no es perfecto si no se cumple. Es cien veces preferible un procedimiento imperfecto que ha sido definido y consensuado por los agentes involucrados, que se ven de esta forma comprometidos con su ejecución.
  19. Las personas son más sensibles de lo que pensamos a los costes empresariales. Con la información necesaria, todos somos capaces de tomar decisiones que se ajustan e incluso mejoran dichos costes.
  20. Los líderes 2.0 son profesores insistentes, no capataces intransigentes. Formadores que despiertan inquietud (motivan), recalcan con empeño los valores culturales de la empresa, y se hacen incondicionales de la regla, midiendo hasta la saciedad para proporcionar a sus pupilos la información que necesitan para la toma de decisión.

Las necesidades encuentran a los proveedores

Me encanta cuando en el mundo de la empresa nos dedicamos a hablar de la “killer application”. Es fantástico. Porque en el fondo nos dedicamos a especular y luego va y resulta que la realidad, como siempre, nos sosprende.

Es el caso de los portátiles ultraligeros que se están convirtiendo en las últimas semanas en un verdadero éxito de ventas. Curioso.

Los netbook han surgido a raíz de la iniciativa OLPC (One Laptop per Child) de Negroponte. Resulta que están siendo un éxito pero curiosamente en un sentido diferente al que en principio habían sido planteados.

Los fabricantes confiaban en el tercer mundo para ampliar mercado pero resulta que en el primer mundo hay un conjunto de personas que tenían una necesidad (más movilidad) y que no querían pagar mucho por un portátil ultraligero, no querían transportar su propio portatil o no les parecía cómodo teclear en sus PDA.

Un enlace a un artículo del Economist en esta línea.